Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Sergio Sinay El Amor LIquido’

Dedicado a todos los que de alguna manera veo que se cuestionan y sufren el modo  consumista en que nos relacionamos ultimamente los seres humanos.

Hoy  leí esta nota en la Revista La Nación, mi diario de todos los domingos, y especialmente la columna “Dialogos del alma” de Sergio Sinay, que habla de este tema. Quizas pueda contestar algunas de las preguntas que todos nos hacemos ultimamente?…

Consumo Humano

¿Es factible tener una relación afectiva con alguien que de repente y de la nada se aleja, sin dar motivo de su alejamiento?

Las personas pueden desaparecer de un vinculo sin dar explicaciones, y de hecho lo hacen. Con quien no está no hay vínculo posible. Pero cabe preguntarse si realmente estaba o si, más allá de su presencia física, sólo existía en la ilusión del abandonado. En El Amor Líquido,Zygmunt Bauman se pregunta por qué no les habría de caber a las relaciones amorosas las mismas leyes de la sociedad de consumo. En esta sociedad manda el deseo (real o provocado gracias a sofisticadas técnicas de incitación). El deseo se apodera de su objeto, lo consume y va por el próximo. La función del deseo es desear, la del amor cuidar, conservar, crear, trascender. Así como el deseo impulsa a consumir lo que inmediatamente convertirá en chatarra aunque esté en perfectas condiciones (autos, teléfonos, computadoras, artefactos,prendas, sustancias), una vez que esa modalidad se instala como fundamento de una  cultura, tambien las personas son descartables.

Es decir, no son personas. Esta es una condición esencial para que el abandonante actúe como lo hace. No ve en el otro a una persona sino a un satisfactor de su deseo. Lo cosifica. Quizá esta comprobación sea la mayor causa de dolor en el abandonado, porque lo peor para un ser humano es no ser considerado como tal.

Las relaciones utilitarias, sujeto-objeto, se han extendido e intoxican los vinculos humanos (no sólo en la pareja). Pedir una receta para evitarlas es caer en lo mismo. Las recetas son fórmulas masivas de consumo. Y cada vínculo humano es una pieza artesanal que se forja con paciencia, presencia, responsabilidad, atención, compartiendo experiencias en un lento proceso de mutuo conocimiento. Esta recíproca exploración es tan necesaria como riesgosa. Puede ocurrir que el otro no sea el que deseo o ilusiono. Pero sin la tarea no habrá compromiso ni responsabilidad, bases de una relación sólida. A veces la fuga estaba anunciada pero se ignoraron las señales en nombre de la ilusión. Usualmente, donde hay amor no hay abandono y donde hay abandono no hubo amor.

Fuente: Revista La Nación, Sergio Sinay,15/07/13

Advertisements

Read Full Post »

%d bloggers like this: